Day for Street Children: Let´s recognize their resilience and dignity

International Day for Street Children is commemorated worldwide on April 12 to recognize the humanity, dignity and defiance of street children in the face of unimaginable hardship.

Who are street children?

There are millions of children around the world whose lives are connected to public spaces: streets, buildings, shopping malls, etc. Some of these children live on the streets and sleep in parks, doorways or sidewalks. Others may have homes to return to, but depend on the streets for survival and economic livelihood.

They may be referred to as “street children”, “street-connected children”, “homeless children”, or “homeless youth”. In addition, on occasion, some people refer to them in negative terms, such as “panhandlers” or “juvenile delinquents” Labels that judge a child in this way disguise the fact that these vulnerable children are owed the care, protection and, above all, respect due to all children.

As former British Prime Minister John Major stated: “When children are not cared for, governments and individuals have let them down. It is extraordinary that street children have been left so far behind for so long. Extraordinary and indefensible. It's as if they are invisible to the conscience of the world”.

The rights of street children

Like all children, street children have rights enshrined in the Convention on the Rights of the Child, which has near-universal ratification and support. In 2017, the United Nations specifically recognized these children's rights in a document called the General Comment (No. 21) on children in street situations.

The General Comment tells governments how they should treat street children in their countries and how to improve current practices.

Caroline Ford, former executive director of the Consortium for Street Children, said, “The Convention on the Rights of the Child has been signed by all but one country in the world [the United States] but governments have always told us, 'We can't apply this convention to street children because it's too difficult'. The UN General Comment will allow us to show them how to implement it to ensure that street children are offered the same human rights protection as all other children”.

Frontline workers deserve recognition

Life on the street creates unique problems for children. Their experiences can mean that they find it difficult to trust adults. Frontline workers meet street children where they are, taking the time to get to know their experiences and the spaces in which they live.

These workers build relationships with street children and help them explore solutions that fit their needs. Street outreach workers are seen as frontline workers, but so are other trusted adults, such as bus drivers, street vendors and family members. They all help street-connected children to enjoy their rights by ensuring that they can stay with the family (if the child wishes), or by providing alternative care.

The work these people do is vital: they provide stability, confidence and support when children have nowhere else to turn. That is why it is important that they receive the recognition and support they need from the authorities.

By: Juan Carlos Ugarelli

04/14/2023

Día de los Niños de la Calle: Reconozcamos su resiliencia y dignidad

El Día Internacional de los Niños de la Calle se conmemora el 12 de abril a nivel mundial para reconocer la humanidad, la dignidad y el desafío de esos infantes frente a dificultades inimaginables.

¿Quiénes son los niños de la calle?

Hay millones de niños en el mundo cuyas vidas están conectadas con los espacios públicos: calles, edificios, centros comerciales, etc. Algunos de estos niños viven en las calles y duermen en parques, portales o veredas. Otros pueden tener casas a las que regresar, pero dependen de las calles para sobrevivir y tener un sustento económico.

Se les puede denominar “niños de la calle”, “niños conectados con la calle”, “niños sin hogar” o “jóvenes sin hogar”. Además, en ocasiones, algunas personas se refieren a ellos en términos  negativos, como “mendigos” o “delincuentes juveniles”. Las etiquetas que juzgan a un niño de esta manera disfrazan el hecho de que a estos niños vulnerables se les debe el cuidado, la protección y, sobre todo, el respeto debido a todos los niños.

Como afirmó el ex Primer Ministro Británico John Major: “Cuando no se cuida a los niños, los gobiernos y las personas los hemos defraudado. Es extraordinario que los niños de la calle se hayan quedado tan atrás durante tanto tiempo. Extraordinario e indefendible. Es como si fueran invisibles para la conciencia del mundo”.

Los derechos de los niños de la calle

Al igual que todos los niños, los niños de la calle tienen derechos consagrados en la Convención de los Derechos del Niño, que cuenta con una ratificación y un apoyo casi universales. En 2017, las Naciones Unidas reconocieron específicamente estos derechos de los niños en un documento denominado Comentario General (n.º 21) sobre los niños en situación de calle.

El Comentario General les indica a los gobiernos cómo deben tratar a los niños de la calle en sus países y cómo mejorar las prácticas actuales.

Caroline Ford, quien fuera directora ejecutiva del Consorcio para Niños de la Calle, afirmó: “La Convención sobre los Derechos del Niño ha sido firmada por todos los países del mundo excepto uno [Estados Unidos] pero los gobiernos siempre nos han dicho, 'no podemos aplicar esta convención a los niños de la calle porque es demasiado difícil'. El Comentario General de Naciones Unidas nos permitirá mostrarles cómo implementarlo para garantizar que a los niños de la calle se les ofrezca la misma protección de los derechos humanos que a todos los demás niños”.

Los trabajadores de primera línea merecen reconocimiento

La vida en la calle crea problemas únicos para los niños. Sus experiencias pueden significar que les resulte difícil confiar en los adultos. Los trabajadores de primera línea se encuentran con los niños de la calle allí donde ellos están, tomándose el tiempo para conocer sus vivencias y los espacios en los que viven.

Estos trabajadores construyen relaciones con niños de la calle y los ayudan a explorar soluciones que se adaptan a sus necesidades. Se considera a los trabajadores sociales de calle como trabajadores de primera línea, pero también a otros adultos de confianza, como conductores de autobús, vendedores ambulantes y familiares. Todos ellos ayudan a los niños conectados a la calle a disfrutar de sus derechos asegurándose de que puedan quedarse con la familia (si el niño lo desea), o brindando cuidados alternativos.

El trabajo que realizan estas personas es vital: brindan estabilidad, confianza y apoyo cuando los niños no tienen a dónde acudir. Por eso es importante que reciban de parte de las autoridades el reconocimiento y el apoyo que necesitan.

Por: Juan Carlos Ugarelli

14/04/2023