World AIDS Day: Overcoming inequalities

December 1 marks World AIDS Day. It is an opportunity to show our support for people living with HIV and to remember those who have died of AIDS-related illnesses.

Equalize

The inequalities that perpetuate this disease are not inevitable. That is why, on this date, UNAIDS urges the entire international community to address the inequalities that are holding back progress in ending AIDS.

This year's theme is “Equalize”. It is a call to action, the main objective of which is to promote the practical steps that have been shown to be necessary to address disparities and that will help end AIDS.

New UNAIDS data on the global response to HIV reveal that during the past two years of COVID-19 and other global crises, progress against the HIV pandemic has been set back. Resources have been reduced and, as a result, millions of lives are at risk.

Four decades into the HIV response, inequities persist in the most basic services, such as access to testing, treatment and condoms, and are even greater for new technologies.

Key populations

Young African women remain disproportionately the most affected by HIV, while coverage of specific programs targeting them remains too low. In 19 African countries heavily affected by the disease, prevention programs for adolescent girls and young women are active in only 40% of high HIV prevalence sites.

Moreover, only one third of people in key populations, including gay men, transgender people, drug users, sex workers and prisoners, have regular access to prevention.

For this reason, the World Health Organization recommends a greater focus on populations that have been left behind in the global response to HIV and AIDS.

Only 52% of children with HIV receive life-saving treatment. As soon as we can show progress in preventing new infections among children and are in a position to ensure that everyone receives quality antiretroviral treatment, there will be more hope and increased political commitment to end AIDS in all people by 2030.

Globally, 70% of new HIV infections occur among marginalized and often criminalized people. We can only end AIDS if we scale up HIV services, remove structural barriers and end stigma and discrimination against key populations in all countries.

Actions to curb AIDS

To end AIDS as a global health threat, economic, social, cultural and legal inequities must be urgently addressed. In a pandemic, inequity only exacerbates the danger for all.

To end AIDS, the inequities that exacerbate it must be confronted. World leaders must act with bold and responsible leadership. And every citizen, from every corner of the world, can also contribute to addressing inequalities.

The concrete actions needed to halt the spread of the disease are:

  • Increase the availability, quality and appropriateness of services for HIV treatment, testing and prevention, so that all people receive the care they need.

  • Reform laws, policies and practices to address the stigma and exclusion faced by people living with HIV, key populations and marginalized populations so that they are respected and welcomed in all spheres of society.

  • Ensure the sharing of technology to enable equal access to science to treat HIV, in all countries of the world.

By: Juan Carlos Ugarelli

12/02/2022

Día de Lucha contra el SIDA: Venzamos las desigualdades

El 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el SIDA. Es la oportunidad propicia para mostrar nuestro apoyo a las personas que conviven con el VIH y para recordar a las que han fallecido por enfermedades relacionadas con el SIDA.

Igualdad ya

Las desigualdades que perpetúan esta enfermedad no son inevitables. Por eso, en esta fecha ONUSIDA insta a toda la comunidad internacional a abordar las desigualdades que están frenando el progreso para poner fin al SIDA.

El lema de este año es “Igualdad ya”. Es una llamada a la acción, cuyo objetivo principal es promover que se tomen aquellas medidas prácticas que se ha demostrado que son necesarias para tratar las disparidades y que ayudarán a acabar con el SIDA.

Los nuevos datos de ONUSIDA sobre la respuesta mundial al VIH revelan que durante los dos últimos años del COVID-19 y otras crisis mundiales, el progreso contra la pandemia del VIH ha sufrido un retroceso. Los recursos se han reducido y, como resultado, hay millones de vidas en riesgo.

Tras cuatro décadas de respuesta al VIH, las desigualdades persisten en los servicios más básicos, como el acceso a las pruebas de detección, el tratamiento y los preservativos, y son aún mayores en el caso de las nuevas tecnologías.

Grupos de población clave

Las mujeres jóvenes africanas siguen siendo desproporcionadamente las más afectadas por el VIH, mientras que la cobertura de los programas específicos dirigidos a ellas se mantiene demasiado baja. En 19 países africanos muy afectados por esta enfermedad, los programas de prevención para chicas adolescentes y mujeres jóvenes están activos solo en el 40 % de los lugares de alta incidencia del VIH.

Por otro lado, únicamente tienen acceso regular a la prevención un tercio de las personas de los grupos de población clave, entre los que se incluyen los gais, las personas trans, los consumidores de drogas, los trabajadores sexuales y los presos.

Por ese motivo, la Organización Mundial de la Salud recomienda prestar mayor atención a las poblaciones que se han quedado atrás en la respuesta mundial contra el VIH y el SIDA.

Tan solo el 52% de los niños con VIH reciben tratamientos que salvan vidas. En cuanto podamos mostrar avances en la prevención de nuevas infecciones entre los niños y estemos en condiciones de garantizar que todos reciban tratamiento con antirretrovíricos de calidad, habrá más esperanza y lograremos que aumente el compromiso político para poner fin al SIDA en toda la población para 2030.

A escala mundial, el 70% de las nuevas infecciones por VIH se producen entre personas marginadas y a menudo criminalizadas. Solo podremos acabar con el SIDA si ampliamos los servicios relacionados con el VIH, eliminamos las barreras estructurales y acabamos con la estigmatización y la discriminación de las poblaciones clave en todos los países.

Medidas para frenar el SIDA

Para poner fin al SIDA como amenaza para la salud mundial, deben enfrentarse con urgencia las desigualdades económicas, sociales, culturales y legales. En una pandemia, la falta de equidad no hace sino exacerbar el peligro para todos.

Para terminar con el SIDA, es necesario plantar cara a las desigualdades que lo agudizan. Los líderes mundiales deben actuar con un liderazgo audaz y responsable. Asimismo, cada ciudadano, desde todos los rincones del mundo, puede contribuir también a encarar las desigualdades.

Las medidas concretas que se necesitan para frenar el avance de la enfermedad son:

  • Aumentar la disponibilidad, la calidad y la idoneidad de los servicios para el tratamiento, las pruebas y la prevención del VIH, para que todas las personas reciban la atención que precisan.

  • Reformar las leyes, políticas y prácticas para abordar el estigma y la exclusión a los que se enfrentan las personas que viven con el VIH, los grupos de población clave y las poblaciones marginadas, de modo que ellos sean respetados y bienvenidos en todas las esferas de la sociedad.

  • Garantizar el intercambio de tecnología para permitir un acceso igualitario a la ciencia para tratar el VIH, en todos los países del mundo.

By: Juan Carlos Ugarelli

02/12/2022